¿Qué es el plasma?

Cuando se habla de los estados de agregación de la materia, casi todos pensamos únicamente en sólidos, líquidos y gases. Pero estos tres estados sólo constituyen aproximadamente el 1% del total de la materia que contiene el Universo, el resto es plasma.

El plasma se forma mediante la ionización de los átomos, que al romperse pierden su cubierta de electrones, los cuales se desplazan libremente. Se trata, pues, de un grupo de partículas que se mueven sin orden aparente. El plasma es el estado en el que se encuentra la materia que constituye los cuerpos más masivos del Universo: las estrellas.

El Sol es, en sí mismo, un plasma gigantesco, lleno de átomos de hidrógeno y helio que han perdido total o parcialmente sus electrones como consecuencia de las elevadísimas temperaturas que se generan en su interior.

El excelente rendimiento de las características de funcionamiento del plasma, como fuente de calor que no implica combustión, unido a un respeto medioambiental inigualable, confirma que esta tecnología nos ofrece unas posibilidades idóneas de cara a su aplicación en procesos industriales.